h1

Videojuegos

21 julio, 2006

MarioUno de mis vicios confesables son los videojuegos, y ahora que llega el verano y las vacaciones puede que retome alguno que tengo por ahí estancado. La verdad es que ya soy mayorcito pero sigo enganchándome a estos juegos como cuando era un chiquillo y me gastaba los cuartos jugando al street figther II en los recreativos, o cuando tras la interminable espera de carga jugaba con los monocromáticos y psicodélicos de mi viejo spectrum.

Pero los videojuegos nunca han tenido buena prensa, de hecho no hay medio de entretenimiento más criticado y criminalizado que los videojuegos, en cuanto llegan las navidades siempre sale algún reportaje que advierte a los padres de los “peligros” de los videojuegos y de sus nocivos efectos sobre las maleables mentes de sus tiernos vástagos. Hasta los fantoches de Amnistía Internacional dedican sus esfuerzos a criticar los videojuegos, ya que en el mundo real no solucionan nada se dedican a predicar el pacifismo para los videojuegos. Para colmo las feministas se apuntan al carro de las críticas y dicen que los videojuegos dan una imagen vejatoria de la mujer, ya quisieran esta marimachos tener la imagen “vejatoria” de nuestra querida Lara Croft. Se ve que el mayor problema de las mujeres es que las chicas que salen en los videojuegos tengan las domingas gordas.

Es tal el acoso a estos juegos que en Madrid el Ayuntamiento obligó a retirar del metro la publicidad del juego GTA San Andreas , por cierto un juegazo, porque incitaba a la violencia contra las mujeres, tiene huevos la cosa.

La verdad es que hay videojuegos con contenidos violentos, pero hay muchos otros que no , además desde hace unos 4 años los videojuegos ya vienen clasificados por edades y contenido Pero también hay libros violentos, películas macabras y sangrientas, programas de tv que remueven y exponen al público las más bajas miserias humanas.

Los detractores de los videojuegos dicen que incitan a la violencia, que los niños imitan lo que ven en los juegos, joder yo llevo casi toda mi vida jugando a videojuegos de tiros y luchas y no me da por subirme a una torre con un AK-40 a tirotear al personal, también llevo jugando a videojuegos de fútbol más de 2º años y no soy Raul precisamente, y conozco a verdaderos adictos al tetris que no se dedican a tirar ladrillos por la ventana para hacer líneas. Reconozco que hay grillaos que se dejan influir por los videojuegos, pero también los hay que se dejan influir por las películas, o la música o los libros.

El mayor problema que tienen este tipo de juegos, es que no están politizados, es la única manera de sentarte ante una pantalla sin que te echen el mitin, a los progres ,que son los mayores detractores de los videojuegos, les jode que los jugadores del FIFA fútbol no vayan cantando loas a ZP y protestando contra la globalización, a estos orwellianos rojelios les revienta que Mario Bross no lleve una camiseta del orgullo gay, o contra Bush.

Imaginad por un momento un videojuego políticamente correcto, llamémosle por ejemplo ,mmmmmmmmmmmmmm , no se… venga :

“Alianza de civilizaciones”, el juego está protagonizado por un inmigrante ilegal, transexual , vegetariano , ateo, solidario y con talante, que va acompañado de una mujer fea, plana por supuesto, con el pelo a lo chico activista antitaurina y miembro, perdón miembra, de una ONG que lucha por la prohibición de los juguetes bélicos. Estos dos personajes deben enfrentarse con la inquebrantable fuerza de su voluntad a la tentación de fumar en un bar de no fumadores, una vez superada esta dura prueba deberán convencer por medio del diálogo , sin usar la violencia por supuesto, a un grupo de universitarios de los nocivos efectos de la ingesta de carne, y por último deben elaborar un slogan para una campaña de concienciación social sobre la necesidad imperiosa de equiparar los derechos de humanos y simios. Peazo de juego iba a ser un superventas.

En resumen por mucho que pataleen los Amnistieros internacionales ,las feministas y los giliprogres los videojuegos venden más que el cine español, tal vez porque no tratan de “evangelizar” si no de divertir.

Un saludo y recordad: “Cada día que amanece el número de tontos crece”

13 comentarios

  1. Menuda chorrada lo de que los videojuegos incitan a la violencia. A mi nunca me han gustado, pero por ejemplo, cuando tenía 12 años me las ingenié para ver Rambo, una pelicula para mayores de 18 que también incitaba a la violencia y no voy matando chrlies por ahí. Además creo que son otras cosas las que conforman la educación y el caracter de una persona.


  2. Uno de mis juegos favoritos cuando era pequeña era “killer instinct” y la verdad es que despues de estar 2h dándole leches a mi hermana con la nintendo, la apagaba e iba por la casa haciendo los movimientos (ej: combo mortal) de mi personaje en el juego… mi madre por suerte nunca lo vio, será que a mi si me afectan los videojuegos (y los libros y las pelis, claro, incluso en su época llegue a tener sueños con la estructura del “age of empires”… jajaja


  3. Te compro los derechos de “Alianza de civilizaciones”. Estoy convencido de que puede ser un éxito de público y crítica.


  4. Pues el juego tiene una segunda parte “El Terrorismo se combate con la igualdad de sexos”, en esta trepidante segunda entrega debes tomar el papel de una sindicalista lesbiana, palestina, que debe decidir si las pegatinas de la campaña por la igualdad de oportunidades sean moradas o rojas…. mmmm peazo de juego que tiemble Electronics Arts que vamos a borrarlos de las listas de ventas.


  5. jajajajaja, es genal el nombre de la segunda parte del juego…

    Yo empecé mi andadura con un spectrum también, y un juego que se llamaba Jet Pack (creo) super bobo. Era muy pequeña, pero también jugaba a uno de mis hermanos que se llamaba Comando (y matabas a gente) y a uno de jeugos olímpicos de invierno. Luego vino un Amstrad, creo que era un 6124, pero puede que me lo haya inventado. Sólo valía para jugar. También aprendí algo de Basic, pero nunca le encontré utilidad y con las mismas lo olvidé. Traía un juego en un cartucho que se enchufaba al teclado, era un juego de coches, y me enganché como una loca. También le di a los Lemmings durante muchos meses… luego vino la Game Gear y el Sonic, el maravilloso Sonic, y la ludopatía volvió a mi… Evidentemente me enganché al tetris, claro, quién no ha intentado dormirse mientras veía fichitas caer cada vez que cerraba los ojos. También me enganché al puto jueguecito de la serpiente del primer nokia que tuve, aquel negro y grandote que ya se podía caer al río que seguía funcionando…
    Después de esto han venido todas las versiones del Gran Turismo y todas las versiones del Moto GP. Y los Sims…

    Secuelas: Tengo 26 años y sigo yendo algunas veces al trabajo sin dormir porque me he pasado la noche jugando… Pero aún no he matado a nadie…

    (Dios, lo siento, si lo sé escribo un post)


  6. Es curioso, pero los visionarios del cine español consideran que lo que hacen los ciudadanos, que es ver cine americano y jugar a los videojuegos, no es de calidad. La calidad la ponen ellos con escenas grises, mugrientas y cutres. Pero bueno, poco a poco iremos aprendiendo, por las buenas o por las malas con la SGAE por detrás, dándonos.


  7. Ignoraba yo que lesbianas, gays, feministas planas (las de tetas gordas no las nombras) palestinos, rojos y oenegeros fueran en bloque enemigos de los videojuegos. Ahora, gracias a tus generalizaciones basadas en estadísticas concluyentes tengo información suficiente para concluir que los videojuegos son cosa de machos heterosexuales, mujeres mujeres (como las que le gustan a Aznar) y votantes de derechas.
    Hay que ver.


  8. Dejemonos de tonterias. Un tio que este grillado hara cualquier estupidez viendo una pelicula, leyendoun libro o jugando a la consola.

    El problema es del tio, no de los medios. Pero si la gente que nos gobierna (sea de donde sea y del partido que sea) se dedicara mas a controlar los conteneidos televisivos que los juegos, mejor nos iria. Porque hay una diferencia fundamental: tu compras un videojuego y sabes que te vas a encontrar; en la tele, no.


  9. Que mania de mezclar ideas políticas con tooooodo lo que pacha por alrededor.
    Las críticas a los videojuegos, cómo el apoyo a los imbéciles de la SGAE lo ha defendido tanto el PP como el PSOE, así que asumamoslo, en esos temas (como en casí todo) son iguales de imbéciles ambos lados de la misma moneda.
    Y desde luego, los videojuegos son tan buenos o malos como una película o libro y dependerá de la cultura y educación de la persona que lo usa, pero como es tan complicado educar un hijo, mejor “capar” que es lo que puede ver/leer/usar que perjudique su pobre mente.

    Si ya lo dijo un directivo de Nintendo en los 90: “Los videojuegos no son dañinos, si lo fueran, todos los jugadores de Pac Man estaría ahora atiborradose de pastillas en laberintos oscuros al ritmo de música electrónica”…

    P.D. Realmente la frase no es verídica, pero tiene su gracia.


  10. Hola tomatillos,

    Estáis locos, lo de los videojuegos está bien para como mucho dos horas y en compañía. Y por supuesto, videojuegos de mamporros.

    Sé que voy a recibir duras críticas sobre esto.

    Rebe, se te va la pinza.

    Besos,

    J.Chaza


  11. vusco por todas partes a ver si ai juegos i noai en min gun sitio


  12. escribes así de mal a propósito o es que en el colegio no te pegaron suficiente?


  13. al parecer no dejo de engordar
    pues mis gluteos aumenten cad vez mas de volumen mis medidas son 90-70-130



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: