h1

El perdón

24 julio, 2006

PerdónTodos en nuestra vida, ya haya sido larga o corta por el momento, hemos tenido discusiones o peleas o broncas del quince que han hecho que desees el mal ajeno, y en muchos casos lo hayas provocado. Más tarde o más temprano te has sentido culpable y hasta has llegado a pedir perdón. Acto que en sí es difícil porque suele herir el orgullo, esa parte de ti que rivaliza con tu ego y que te suele dar tantos problemas.

Pero la gente suele confundir el concepto perdón, su significado y su función.

Perdonar no es un acto mágico que hace desaparecer la culpa y todos los hechos acaecidos que la han provocado. No se trata el milagro anticulpas que con una gota todos los males escapan horrorizados en una animación de flash de mal gusto en un anuncio de dudosa calidad en televisión.

Ni siquiera es un acto caritativo y desinteresado que se ofrece al infractor para que se redima y viva de nuevo en plena armonía con los capullos florecientes de estampas paradisiacas con arcoiris de fondo.

Es más, el perdón no cumple la función de exculpación del agravio.

El perdón es lo que otorgamos cuando queremos olvidar de manera egoista.

Es el principio de una nueva relación que ha matado la anterior y sobre la que se someten nuevas pruebas y obstáculos.

El perdón, en muchísimos casos, en realidad, es un adiós.

De ahí la expresión: “Se perdona pero no se olvida

2 comentarios

  1. que religion es tan fea es la catolica


  2. es una tarea



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: