h1

Taxi

11 septiembre, 2006

TaxiLos taxistas son esa raza de esquizofrénicos políglotas (porque dominan el idioma con y sin tacos) para quientes las leyes, incluidas las de la naturaleza y la realidad, no se aplican a sus permisos de conducir.

No por nada el protagonista de “Taxi Driver” era un loco asesino.

Bien es cierto, que no debería generalizar y que en mi vueltas a casa en taxi me he encontrado con personajes agradables frente al volante de los bólidos sin frenos, respetuosos con la velocidad, las señales de tráfico y la vida de las personas.

Pero la mayoría de las veces que veo a un taxi y a ese ser ermitaño, que al estilo de caracola de mar, de vez en cuando saca la cabeza por el agujero del coche más cercano para gritar imprecaciones y realizar aspavientos a diestro y siniestro, es cuando voy paseando o andando en bicicleta. Y puedo asegurar que son un peligro público.

Por no hablar de que para ser taxista parece que hace falta tener un coeficiente intelectual de 1.500 , ya que si no os habéis dado cuenta, saben absolutamente de todo. Son eruditos en cualquier materia y les encanta demostrártelo a la mínima que cometes el error de establecer contacto con su mirada a través del espejo (mientras te piensas para ti mismo que haría mejor en mirar a la carretera, pero claro, además de genios, tienen poderes que hacen guiar el coche sin vista). Lo que me ha llevado a pensar, que las bibliotecas no valen para nada, ya que la auténtica fuente de sabiduría se encuentra en las tertulias radiofónicas. Ayy, pobres estudiantes, cuánto tiempo perdido entre libros, cuando “Luis del Olmo ya lo dicía bien claro. Este país se va al garete“.

Y es que me imagino a los taxistas de jóvenes, pegados a la pantalla de la televisión enganchados a series como “El coche fantástico”, “The Dukes of Hazzard” o películas como “Los locos del canonball”.

Y todo ello sin querer ofender a esta noble profesión, siempre educada cuando te pregunta si te parece bien el trayecto que va a tomar o si prefieres otro (para ver si te sabes el camino o no y poder dártela con queso y colarte kilometraje inutil).

Aupa el Fari.

Anuncios

5 comentarios

  1. Prueba a irte a Lisboa, eso si que es acojonante, creo que no he pasado más miedo que a bordo de un taxi fabricado durante la guerra civil española por un callejon que creo que era 2 cm más ancho que el coche a 120 bajando una cuesta de Lisboa…


  2. Doy fe de que los pesetos lisboetas pasan las horas muertas en el vecino Estoril. A nosotros nos tocó subiendo, aproximadamente a 80 km/h. Curiosidad, todos los taxis son Mercedes… no os digo de que año.

    Daaaaaani, ya estamos… Por mucho que guste la canción de Los Berzas y suene como la v, bólido es con b.


  3. Weez-k si escribiéses alguna vez podría corregirte a ti. BWahahahahhaha


  4. Pues a mí me aparece en el blog bólido con “b”. ¿Puede ser, maldito opositor, que has cambiado tu texto después de publicado para que no te ataquemos?

    Veo que sigues sin establecer contacto humano.

    Besos,

    J.Chaza


  5. Efectivamente corregi alguna errata en cuanto lo leí, no se si esa en concreto pero alguna que pille si.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: