Archive for the ‘Pondi Lirondi’ Category

h1

El peligro estival

26 junio, 2006

Nipples

Adoro el aire acondicionado. Es una cosa extraña este enamoramiento por estos aparatos ruidosos (aunque se empeñen los anuncios de lo contrario), enormes y poseedores de un mando a distancia incomprensible para cualquier ser humano. Jamás lograré colocar los 22 grados deseados en el aparato, pero no me importa. Amo al aire acondicionado. No pasa nada porque me congele en el trabajo. No me importa que el sistema de refrigeración sea una puta mierda y que el chorro me congele la nuca desprotegida.

Es algo ilógico, incomprensible… ¿será maquinofilia? No lo sé. Pero cada vez que un aparato se pone en funcionamiento, mi cabeza sólo piensa en el verano, en poca ropa y en mujeres, paseando por la ciudad enseñando casi todo o dejando traslucir sus culitos a través de esos pantalones de lino.

Amo al aire acondicionado, porque en los bares provoca una de las visiones más tentadoras del verano: la erección de dos puntos pectorales, denominados vulgarmente, pezones. Es una visión turbadora que me impide subir los ojos más allá del cuello, a pesar que intente por todos los medios evitar esa zona prohibida. Porque seamos sinceros, es peligroso fijarse en los pezones. Te la juegas como te pillen.

Si estás en compañía masculina, lo único que te puede pasar es que la moza ‘pezonada’ te pille y te mire con una cara de mala hostia que te cagas, a no ser que se ponga roja como un tomate. Pero lo que más turba es que estés con tu novia y te pille observando, calibrando y puntuando un nuevo PezonGate. Eso sí que es terrible.

No sólo por la cuestión, sino por las burdas explicaciones que tienes que dar, derivando siempre en preguntas más personales del tipo “¿es que ya no te gusto?”. ¡¡¡No!! ¡¡¡Error!!! Sólo son pezones. Dos objetos que te persiguen, que te incitan a la lujuria, a arrancar esa camisetita de tirantes a arañazos. ¡¡¡Dios!!! Amo el aire acondicionado.